Finalmente hoy martes 12 de julio descansamos luego de 10 intensos días de entrenamiento. Durante los últimos cuatro participamos en una excelente regata organizada por todos los entrenadores de 33 países presentes. Fueron cuatro días y nueve regatas en cuatro de las canchas que se utilizarán para los juegos olímpicos.

Cuatro condiciones totalmente distintas en donde lo único común fue el siempre presente efecto de una corriente muy variable en intensidad y dirección, diferente en cada cancha e incluso en cada regata pues a cada cambio de marea viene un siguiente cambio de corrientes.

Fueron 43 competidores de excelente nivel. Nuestro objetivo cumplido por demás. Aprender, aprender y seguir aprendiendo de las condiciones de la cancha. Entre muchos otros:

  1. Estamos a la par en velocidad que los mejores de la flota en casi todos los rumbos. Esto aún mejor en popas.
  2. Esta será una regata de constancia. Cada cancha a cada hora es diferente y esto hará que los que mantengan posiciones constantes suban en la flota.
  3. La evaluación previa de las condiciones, estudio de las cartas de marea y sistemas de corriente es imprescindible y su confirmación en el agua junto al atleta vital para obtener y tomar decisiones tácticas.
  4. Debemos seguir trabajando las salidas. Siguen siendo uno de nuestros lados flacos. Sin embargo, han mejorado notablemente.
  5. Es pecado desconcentrarse. El más mínimo error pesa horrores en el resultado.

Al final, puesto 39. Cuatro o cinco muy buenas regatas llegando entre los 10 primeros hasta casi finalizadas las pruebas y solo sacrificados por pequeños errores que no se pueden cometer (equivocarse en esta flota cuesta muchos puestos). Otra muy buena regata el ultimo día pero con salida adelantada (mas que adelantado por delante de la linea con bandera "U" en el último minuto).

Nos queda mucho aprendizaje, muchas horas de video que analizar, muchos datos meteorológicos que al principio parecian aislados y sin sentido y que ya empiezan a aclarar el panorama, unas muy buenas horas de preparación, cientos de análisis tácticos, excelente camaradería y por supuesto las ganas y la seguridad de que vamos a poder hacerlo muy bien.

El compromiso y el animo intacto. Las ganas y la actitud en su máximo nivel. El peso de representar a un país por encima de todo. Seguimos adelante. Nos quedan aun 25 días para la inauguración y 28 para la primera prueba.

 

Volver